lunes, 23 de noviembre de 2009

Quiero querer queriendo


Por Rosa C. Báez



Yo no entiendo el amor
como tu lo entiendes.


No quiero ser la odalisca
           moviendo el abanico de palma
mientras meces tu abulia y tu egoísmo.


No es amor esa esponja que absorbe
          mis diminutos momentos
de alegría


No es amor la mirada, el gesto,
que siempre exige adoración
        que siempre pide
              más
y más


Quiero la libertad de acariciar tu rostro
cuando paso

quiero
la mirada atenta más sin burla
cuando una historia me convoca
hasta tu lado


Quiero luego conversar sin ironías
quiero leer juntos
       echados en la cama


Quiero quererte, sin sentir que lo exiges
Quiero mirarte y encontrar tu sonrisa


Quiero

Te quiero


23 11 09

lunes, 2 de noviembre de 2009

DATZIBAO





Por Enrique Verástegui

De pronto perdí todo contacto contigo.

Ya no pude llegar al teléfono, recordar ese número y llegar a tu
      casa que no conocí.

Ya no pude volar sobre ti como todos los días a las tres de la tarde
      estas pobres alas no dieron más
y aquí me tienes ideando estas líneas que reflejan mis ojos cansados
      de ir caminando con la mente y las manos repletas de
      yerba.

Yo fui el primer sorprendido.
La extrañeza de ser dos aves hurgándose el pecho y corriendo uno
      detrás del otro entre las matas y bancas del parque.
y éramos arrojados fuera de nosotros mismos y por esto fue que
      conocí tu ciudad
y me apreté contra ti buscando desesperadamente encontrarme en
      tus ojos y amé todas tus cosas
y tu mirada angustiada y esa seriedad para responderme a ciertas
      preguntas y cuestiones que nos diferenciaron para siempre de las  personas nacidas
antes de 1950
tu maravilloso instinto agresivo desarrollado contra los males del
      tiempo y portándote como en la más furiosa embestida
en la batalla por un lugar en el taxi que nos alejó miles de cuadras
      más cerca de la pasión de la vida
hoy miércoles y no otro día.

Porque ya es hora de ir poniendo las cosas en claro y más que nada
      empezar a ser uno mismo
un solo obstinado bloque de rabia.

tú por todo lo que para mí reflejabas lo más claro eres mi sopor
      antes de echarte a gritar por estos sitios malditos
aún después de haber transformado esa palabrita bestialmente lúcida
      en una flor obsesiva
que yo no quiero acariciar ni comprender el suicidio mi amiga es
      una espera maldita.
como puede ser aguantarnos un par de horas más en el parque en
      medio de un viento furioso que pugna por arrancar de
      raíz lo más nuestro de nosotros
y tú junto a mí convertida en mi aliento escuchándote aprendiendo
      de ti a la Molina no voy más esa canción negra arde en
      mi pecho, me aplasta, levanta, avienta a decir no contra
      todo.

Cada uno recuerda su primera caída.

Cada uno recuerda paso por paso los pasos que fue dando y los
      que no dio porque en uno mismo está el propio enemigo.
Y yo me levanto para luchar contra mí - y me tengo miedo.

Lo perfecto consiste en desabotonarnos el torso mientras vamos sal-
      vajemente penetrando en esta selva de arenas movedizas
y tu vida o mi vida no ruedan como esas naranjas plásticas que
     eludimos porque tú y yo somos carne
y nada más que un fuego incendiando este verano.

La vida se abre como un sexo caliente bajo el roce de dedos reven-
     tando millares de hojas tiernas y húmedas,
y no dijimos nada pero exigíamos a gritos destruir la ciudad, esta
     ciudad ese monstruo sombrío escapado de la mitología
devorador de sueños.

Y el musgo creció como un verso clarísimo en tus ojos.
tú querías leer mis poemas aferrarte a ese instante de dulzura don-
     de jamás hubo límites entre uno y otro ser
y fuiste sólo una muchacha que pasó por mis ojos silenciosamente
     pegada a mí a mi secreta manera de enredarme en las
     cosas de explicar un mundo indeciso sembrado con piedras.

yo que creí que nada era nada en cualquier lugar de este mundo
y de pronto me di con tus sueños como con un golpe de mar sobre el
     rostro
y luego adiós porque todo y nada puede explicarse en el amor y
     porque todo y nada se explica en nosotros y con nosotros.

(De En los Extramuros del Mundo)
 

Ver datos sobre el autor  y otros poemas del mismo en:
Poemas de Enrique Verastegui
 




 
Foto: "Sitio en mi recuerdo" / Restaurant 1830, La Habana / RCBáez
 

miércoles, 28 de octubre de 2009

Camilo no ha muerto

Como mi modesto homenaje al Señor de la Vanguardia, estas décimas del Indio Naborí que escuchaba recitar en mi infancia, con la misma imagen que desde la pared de mi cuarto, acompañaba mis sueños de adolescente:

"Camilo no ha muerto"

Barbas bíblicas, sombrero
de estilo camagüeyano.
Al verlo, el pueblo cubano

soñó un profeta montero:
un Cristo, pero guerrero
que con la patria cargara,
cuando una sonrisa clara
como azucena fulgente
alumbró gloriosamente

la manigua de su cara.

Estaba en su pensamiento
la talla del porvenir
y él —sastre— quiso vestir
a todo un pueblo harapiento.

El exilio, el mar, el viento,
el Granma como tijera

y luego la cordillera
—sastrería de su hazaña—
donde entalló a la montaña
el traje de su bandera.


Como un río de bravura
descendió del lomerío
y así, como un bravo río,
atravesó la llanura.

Hambre, llagas, piedra dura,
nada al héroe detenía,
hasta que su rebeldía
sobre Yaguajay candente
decapitó la serpiente
ciega de la tiranía.


Su sonrisa de victoria
dijo al clamor popular
que juntas pueden andar
la sencillez y la gloria.

Jamás tan brillante historia

tuvo menos arrogancia
y hasta el nombre —resonancia
de chispas, llamas de cielo—
legendario caramelo
fue en los labios de la infancia.

No, no ha muerto el capitán
del pueblo, porque su idea
prosigue, con su pelea
de redentor huracán.
Ladrones de tierra y pan,
asesinos descubiertos,
no veáis cielos abiertos

cuando enterremos medallas,
que el pueblo gana batallas
con su ejército de muertos.

 Esto tiene un nombre /  Jesús Orta Ruiz. -- La Habana : Editora Política, 1999.  pp.10-11

sábado, 17 de octubre de 2009

Dan a conocer poema de Antonio Guerrero...

Dan a conocer poema de Antonio Guerrero escrito desde la prisión federal de Miami: “Desde el hueco”

Antonio Guerrero, uno de los cinco antiterroristas cubanos presos en cárceles norteamericanas, condenado injustamente, como sus compañeros por un Tribunal Federal de Miami, nos envió recientemente una afectiva carta dirigida ala Alianza Martiana en la que nos testimonia su sensible agradecimiento por la solidaridad de todos los integrantes de esa organización patriótica. Desde que fuera decretada la injusta sanción contra ellos, la Alianza ha estado en la palestra pública pidiendo la libertad de “Los Cinco”.

Junto a la misiva de Antonio Guerrero, quien este 16 de octubre celebró tras las rejas su cumpleaños 51, nos envía también un poema que escribió desde la cárcel federal de Miami a donde había sido trasladado hace apenas una semana para comparecer ante la misma jueza que lo condenó a cadena perpetua, para una sesión de resentencia que le redujo la condena a 21 años y diez meses de cárcel.

Antonio Guerrero titula su poema “Desde el hueco”, en referencia a su imaginaria visión de la ciudad de Miami vista desde esa inhóspita celda de la cárcel federal de Miami. (Max Lesnick, Radio Miami)

I

Miami ante mis ojos. Me desvelo.
Un terco endecasílabo rebota
entre la lucidez de un rascacielo
y la tragedia de la ducha rota.
Por la ventana miro el sol naciente
encender los cristales refractarios,
en toda dirección anda la gente
con quienes hago un mundo imaginario.
Los cruceros de la Royal Caribbean,
el McDonald’s, el colegio, los bancos,
el sin techo hurgando en la basura,
la vendedora bajo su sombrilla
siguen ahí y yo vuelvo a mirarlos desde el “hueco”,
es decir, “desde mi altura”.

II

Asi le llaman: el Down Town de Miami,
masa de hierro, hormigón y vidrios.
Por el día un auténtico hormiguero.
Por la noche un lugar hosco y vacío.
Símbolos del poder y la opulencia:
sus cada vez más altos edificios:
bancos de transacciones millonarias,
residencias de escasos inquilinos.
En Ia cosmética urbanización
hay parqueos para incontables autos.
Y no sé bien cómo decirlo en verso
pero lo que más llama mi atención
es que el sistema de transporte público
quienes más lo utilizan son los negros.

III

Otra vez overall color naranja.
Otra vez soledad entre ladrillos.
Otra vez colchón roto sin almohada.
Otra vez griterío en el pasillo.
Otra vez cambiar ropa a la semana.
Otra vez diminuto lapicito.
Otra vez de milagro: una Ilamada.
Otra vez caminata sin destino.
Otra vez jaula para “recrearse”.
Esta vez ni siquiera dan café.
Otra vez piso sucio, ducha fría…
Otra vez un “cop-out” para quejarse,
No responden, por supuesto, otra vez.
Otra vez “hueco” y otra vez “poesía”.



URL del artículo : http://www.cubadebate.cu/noticias/2009/10/17/dan-a-conocer-poema-de-antonio-guerrero-escrito-desde-la-prision-federal-de-miami/
 





domingo, 11 de octubre de 2009

Che aquí allá

Che aquí allá



¿quién habrá de juntarte otra vez?
Juan Gelman

He visto tu boca
multiplicada en la caravana de los libres
en las mesas compartidas de las bibliotecas
y tus pies en el sendero de surco urgente.

He visto tu brazo fértil tensar el futuro aquí, allá
y tu brazo de agua alargarse a los hombres de la tierra.
Y tus ojos en la cerrada noche, en la noche
violenta de las injusticias.

He visto en el centro del día tu corazón al galope
un palmo de tu piel
componer la cicatriz del compañero.

He visto debajo de camisas gastadas de abrazar luz
tus pulmones cansados
y en las orillas de todos los rumbos
las flores silvestres de tu silbo.

Y en cada niño tu sonrisa desafiando muerte
y tus manos trepadas a la herramienta, al cielo
en llamas, al viento ingobernable, a las campanas.

He visto
en cada uno de nosotros
un gesto tuyo que nos hermana
la ternura que nos templa.

¿Quién casa por casa llamará a componerte
en la hora infinita?

Gabriel Impaglione, Argentina


viernes, 9 de octubre de 2009

El Che

Por Ricardo Luis Plaul

De un argentino orgulloso de un compatriota que diluyó su argentinidad en las venas abiertas de América Latina.

Acodado en la muralla de la justicia

penetraste como un rayo
en la conciencia de la Patria Grande:

Tu voz, tu inmensa voz,
pobló los mares del mundo,
cual torbellino incansable
de la Revolución.

La lucha fue el diluvio
de la Idea, que vivía en tus entrañas
de guerrero del Pueblo,
que ardía en la fatiga,
que despertaba al sueño
de la liberación.

Tu camino recorren
los pobres de América morena,
tu antorcha se enciende
en cada barriada,
tu fuego me enciende
en cada mirada de un niño
con hambre.

Inclemencia de un tiempo
con soles muertos,
con rostros opacados,
se tiñen de rojo las calles
de tu cielo.

Las manos callosas comienzan
a tejer tu destino,
el sólido y profundo
continente de la dicha.

martes, 6 de octubre de 2009

PAZ, AMOR Y LIBERTAD

Un amigo peruano me ha enviado este hermoso poema y le pedí compartirlo con ustedes:


En memoria de Mercedes Sosa, símbolo de la mujer latinoamericana, ella no ha partido, seguirá siendo la misma si no la olvidamos.



Hasta siempre


Ing. Marco Tulio Tapia Sánchez


PAZ, AMOR Y LIBERTAD

                                                        A MERCEDES SOSA... IN MEMORIAN


¿Cuantos segundos hace que con amor te recuerde?,
te decían negra; pero tú eres chola,
blanca, china, indígena, tu eres... América.

Tus raíces profundas en el calor del pueblo,
de cantar pausado, de mirar profundo,
¿Quién no te recuerda?, porque tú eres,
Paz, Amor... y Libertad

¿Cuantos minutos hace que el dolor
del corazón herido, desaparezca?,
al escucharte con la paz nuestra, el leve quejido,
o el fuerte rugir de un canto nuevo,
que elevas nuestra condición humana,
con tu folclore popular, levantas la misión de dar,
justicia, vida... y paz

¿Cuántas horas hace, que duren ver reír a un niño?,escuchando tu voz de nueva trova,
tú compromiso juvenil, de adolecente, también de aquella
mujer que voz y poncho levantaban vuelo,
buscando un nuevo amanecer, tender tu mano,
proponiendo: unión, calor... y amor.

¿Cuántos siglos hace, cuando en mis noches de tristeza te escuchaba?,
noches oscuras, trago amargo, el sabor de la saliva que a su paso, requemaba.

Gracias a la vida por haber iluminado,
el camino de regreso con tu profundo mensaje,
de paz, fragor y anhelo para no olvidar,
y enraizar la convicción que siempre fuiste,
coraje, lucha…..…. y libertad.

 Hasta siempre


Ing. Marco Tulio Tapia Sánchez ingmarcotulio@hotmail.com

Chiclayo – Perú

                Puedes escribir a Marco y darle tu opinión sobre su poema

Correspondencia de Van Gogh revela costado racional del artista

Mi pintor -y uno de mis seres humanos- favoritos, Aries -como yo- por excelencia, esta nota sobre Vang Gogh alivia un poco de tanta y tanta noticia de muertes, torturas y guerras que pululan en el mundo de hoy... Valga su inserción acá porque no hay mayor poesía que su pintura...

Por Catherine Hornby
 
Correspondencia de Van Gogh revela costado racional del artistaAMSTERDAM (Reuters) - Cientos de cartas escritas por Vincent van Gogh se mezclan con obras que el artista mencionaba en su correspondencia en una nueva publicación, donde se aclara aún más los pensamientos detrás de las obras del artista holandés.
 
La edición especial de seis volúmenes, producto de 15 años de investigación, ofrece 900 cartas escritas y recibidas por Van Gogh, incluyendo dibujos de las pinturas que desarrollaba e ilustraciones de más de 2.000 obras de arte.
 
"Por primera vez, se pueden leer las cartas y al mismo tiempo ver el mundo visual de su mente", dijo Axel Ruger, director del Museo de Van Gogh.
 
Para coincidir con el lanzamiento de la publicación, el museo también exhibirá algunas cartas, que raramente son presentadas en público debido a su fragilidad, para que los visitantes puedan comprender los trabajos del artista durante su desarrollo y para que comparen los dibujos en la correspondencia con sus pinturas.
 
Después de estudiar intensamente las cartas de Van Gogh, el curador Leo Jansen dijo que revelan un lado metódico y disciplinado de un artista comúnmente considerado como un alma atormentado que siempre luchó contra problemas de salud mental.
 
"Parece ser un hombre realmente muy racional y no el genio loco que conocemos", señaló Jansen. "Estaba muy consciente de lo que hacía, escogió sus metas e intentó alcanzarlas paso por paso", agregó.
 
Al estudiar su correspondencia con sus pinturas, dibujos y bosquejos, es posible entender la relación cercana entre el arte y la literatura que contemplaba Van Gogh, dijo Jansen.
 
"¿No crees que es tan interesante y difícil decir algo como lo es pintarlo?", escribió el artista en una carta para su colega Emile Bernard en 1888.
 
Como muchos otros artistas, Van Gogh era pobre e inmensamente ignorado hasta después de su muerte, cuando fue reconocido como un revolucionario cuya influencia se extendió hasta el siglo XX.
 
Gran parte de la correspondencia está compuesta por cartas que Van Gogh escribió para su hermano menor, Theo, un vendedor de arte en París que lo apoyaba económicamente.
 
Por sugerencia de Theo, Van Gogh se trasladó a París desde Holanda en 1886 para conocer a los Impresionistas y sus sucesores, y luego se mudó al sur de Francia donde sufrió crecientes problemas de salud mental.
 
Desesperado, el artista se disparó en 1890 a los 37 años, y falleció dos días después en compañía de su hermano.
 
(Reporte de Catherine Hornby, editado en español por Juana Casas)
 
© REUTERS2009

sábado, 11 de julio de 2009

Audios Luis Rogelio Nogueras

Encontré por casualidad estos temas, ojalá se puedan escuchar aca... si no, puedes oirlo enla URL de la Jiribilla


LUIS ROGELIO NOGUERAS LA ALQUIMIA Y LAS MUSARAÑAS


PRIMERA ENTREGA • Una mujer• Poética


SEGUNDA ENTREGA • Poesía trunca


TERCERA ENTREGA • Poema escrito en Lisboa en 1978• Fragmento de «Y si muero mañana»


CUARTA ENTREGA • Me hice viejo• Cara y cruz


miércoles, 10 de junio de 2009

Fuego del cadalso a ojos vacuos de amburana cearensis

La autora de este poema nos lo entrega como homenaje a los caídos -indígenas awajun y wampis- en la localidad de Baguas, puente de Corral Quemado, Perú:


Fuego del cadalso a ojos vacuos de amburana cearensis

Soy...
moud,
muud,
hammaca...
hamaaaaaaaaaaaaaaca…
…amburana cearensis
hija y madre,
padre y abuelo
de
loros machacos
pumas,
águilas,
jaguares
y caimanes
deslizándose dócilmente
en anatomías de cuerpos
tupidos de pigmento en arco iris
de aire puro
en simbiosis.
Soy
fuego
y sombra
si tú lo quieres
hamaca,
cruz,
cadalso
o portal de luz
bebida de
calma
de guerra
y látigo de
fuego
hielo
tibio
y candente.

Soy...
esencia
de tu vida
de tu muerte,
de tus ojos
que hoy son
gruesas
gotas de ríos
en raudas caídas
de plata
o diamantes ocultos
en tupidas selvas vírgenes,
y tú vienes
mezquino
y resumes
mi cuerpo
a páginas antiguas
de alcobas
de alelí
orquídeas
o
nauseabundos olores
repleto de alcoholes
en tanto
oigo el canto
de mis tristes aves
que a mi puerto arriban
dibujando sonrisas
hecho sólo ecos
que a tu razón
le son
nada o poco;
indiferentes.
Soy la Madre Diosa del Mundo,
soy...
esfinge elemental
ritual de imágenes
Iaooooo,
iaaaaaoooooo…
alma primordial,
soy del viento la cumbre
y de la mar sus profundas aguas.

Hoy...
te miro desde aquí,
desde mi elaborada sabia
en súmmun de raíces
fundidas en tierras profundas
entre ronsocos,
jabalíes,
shapajas
setas rojas
añujes,
manatíes
que en danza triunfal
pipean
el humo del toé
pero,
eso soy si lo quieres
y
acaso no…
tus manos
tus garras
pezuñas
tu cuerpo
y mente
tu magma
y etérica esencia
pero,
no olvides…
que mientras
en tu altar
Sueñas
espejos mágicos
no habrá mañanas.
Soy tu esencia
tu alimento
tu pútrido vientre
o tu límpido fin
hecho sonajas,
tu génesis,
tu alfa y omega
Tu averno o ciénagas.

Soy…
eso soy
y mucho más
un árbol (sombra)
hecho cenizas
de perdidas semillas
que arrastran cadenas
desde ayer
hoy
y
siempre.
¡Eso soy…, si tu lo quieres, sólo sombras y muerte!
Gloria Dávila Espinoza (Huanuco, 1961) ha publicado Redobles de Kesh. Estudió Lengua y Literatura en las Universidades Hermilio Valdizán (Huánuco) y Los Ángeles (Chimbote).

jueves, 4 de junio de 2009

Coya en la ciudad, por Bruno Arias

Carlos Quilmes lo colgó en YouTube, Julieta una querida amiga argentina me lo compartió desde Belen de Escobar y ahora yo desde Cuba lo comparto con ustedes..



Bruno Arias es un joven cantante folclórico nacido en El Carmen, provincia de Jujuy, Argentina, en junio de 1979 del mismo pago en que nacio Jorge Cafrune .

martes, 19 de mayo de 2009

La Calabacita

Como volver a mi juventud, como tener a mi hijo, pequeño, dormido en mis brazos, es escuchar esta tierna cancion infantil

"Ya la noche se está haciendo vieja
y allá en el patio duerme una flor.
Los juguetes están muy cansados
caen en sus cajas y dicen adios.
Doña gallina tapa a sus pollos
y la lechuza sale a cazar.
Mientras los niños guardan sus libros,
van a la cama y a descansar.

Hasta mañana!. "


jueves, 30 de abril de 2009

Un poema para acompañar a Mario Benedetti

Biblioteca, en Blogueros y Corresponsales de la Revolucion, comparte con todos la nota publicada en CubaDebate. Nos unimos solidariamente al mensaje y a Mario Benedetti en este momento de espera.

Mario: Desde aquí, hilvanamos tus poemas; repetimos tus versos como rezos exorcizando la muerte. Vuelve compañero, como siempre, codo a codo, mucho más que dos...

¡Fuerza, Mario!

-------

Cubadebate publica esta nota que nos ha enviado Pilar del Río. Por supuesto, nuestra adhesión absoluta:

Mario Benedetti está pasando horas malas.

Hemos pensado que podíamos ponernos a leer sus poemas por todo el mundo y así ayudarlo en este momento.

Un poema, por si no tenéis algún libro suyo a mano.

Y por si queréis pasarlo a otros amigos.

HASTA MAÑANA

Voy a cerrar los ojos en voz baja
voy a meterme a tientas en el sueño.
En este instante el odio no trabaja

para la muerte, que es su pobre dueño
la voluntad suspende su latido
y yo me siento lejos, tan pequeño

que a Dios invoco, pero no le pido nada,
con tal de compartir apenas
este universo que hemos conseguido

por las malas y a veces por las buenas.
¿Por qué el mundo soñado no es el mismo
que este mundo de muerte a manos llenas?

Mi pesadilla es siempre el optimismo:
me duermo débil, sueño que soy fuerte,
pero el futuro aguarda. Es un abismo.

No me lo digan cuando me despierte.

sábado, 21 de marzo de 2009

Aún es tiempo de recuperar la Primavera

Por Rossina Valcárcel

Terca Opinión

La década del '60 se bautiza con un suceso cultural de gran significación: El viaje de Javier Heraud, poemario que alcanza el primer lugar, conjuntamente con Poemas bajo tierra de César Calvo en el concurso "El Poeta Joven del Perú", convocado por la revista Cuadernos Trimestrales de Poesía de Trujillo. En 1961, escribe Estación reunida, con el que, en 1963, con el seudónimo del El Leñador, obtiene póstumamente el primer premio de poesía en los Juegos Florales convocados por la Federación Universitaria de San Marcos. El jurado lo integraron Javier Sologuren, Washington Delgado, Gustavo Valcárcel, Edgardo Pérez Luna y Arturo Corcuera.

¿Quién es este bardo joven que encandila con su poesía de versos breves y abundantes verbos? Sin saberlo, con delectación de artista, Javier moldea un estilo que trata de acercarse al ambiente de la época. Sus vocablos fértiles denotan eso y, cuando intuye la miseria, la imposibilidad del lenguaje para aprehender tanta vida, el poeta exclama: "Ah embarcación tonta / y muerta / nada pude hacer contigo / sólo destruirte para siempre."

¡Qué cercano a Rimbaud!, quien –joven como él– descubrió la ambigua omnipotencia del lenguaje. Sin embargo, Javier consciente de su historicidad, habitante de una "nación en formación" va más allá erigiéndose pregonero de la solidaridad humana. Por ello "su viaje" culmina en el reencuentro del hombre con su tierra y el resto de los humanos.

Miraflorino, nace a las tres de la mañana del 19 de enero de 1942. Su infancia –ese enorme caudal subjetivo que todos sobrellevamos– transita en el seno de una familia de clase media, esmerada en educarlo dentro de una concepción del mundo que parecía quieta y eterna. No crece infeliz ni desconfiado. Más bien con la seguridad que dispensan una cultura y ambiente armoniosos. Javier, en la adolescencia, era realmente un muchacho citadino. La evocación de su hermana Cecilia, muestra una relación familiar estable y tierna:

«Solíamos oír música en el viejo radio de tubos de los años '40. En él compartíamos las radionovelas que escuchábamos a escondidas de nuestro padre o las increíbles aventuras de Poncho Negro ("el invencible caballero / con su fuerte brazo y noble corazón, / corre el mundo destruyendo justiciero, / la codicia, la maldad y la traición")... Gustábamos de la música de la época y pasábamos horas entrenando pasos de rock. Me parece ver a Javier imitando, en medio de la sala de la casa, a Elvis Presley o haciéndome pasar en ambicioso paso entre sus enormes piernas abiertas. Escuchábamos a Bill Halley y sus cometas o a Pérez Prado y sus mambos (decían que la iglesia excomulgaba a quienes lo bailaban)...».

Tuve la suerte de ver a Javier en tres ocasiones, dos en San Eugenio, muy temprano, platicando con mis padres alrededor de una tacita de café, ahí sólo pude saludarle a lo lejos; no imaginé que estuvieran hablando de política. Luego el 9 de abril de 1962, en Santa Beatriz, cuando mi prima Moza Rospigliosi, cumplió 18 años y César Calvo la cortejaba. Asistieron el autor de Ausencias y retardos, Paco Bendezú, Hernán Cortéz, Tomás Escajadillo,Javier Heraud y esta alumna, uniformada. Saboreamos un lonche limeño y una breve conversa. Yo me senté a su lado, él me preguntó si me gustaban las fiestas; no sé porqué se me ocurrió decirle que no; quizá como gesto adolescente. Javier, sonriente y cómplice, me confesó que a él tampoco le agradaban mucho. Por cierto exageró.

También se palpa una intuitiva adhesión y respeto por los derechos humanos:
"Recuerda que tú nos hiciste honrados y reclamar la justicia" le escribía a su padre desde Cuba. Este marco de cariño familiar atraviesa la poesía de Javier, y no es ajeno a su inclinación por la gesta guerrillera. En su última misiva anota: "Me voy a la guerra por amor, por amor a mi padre y sus durezas, por amor a mi madre y su ternura, por amor a mi patria..."

Esa sensibilidad natural de Javier, cultivada en el colegio y en su hogar, enervaría en él esas antenas invisibles que tienen los poetas para otear la vida, y le advertían que "afuera", en el mundo, algo se estaba derrumbando. Con la huella de siglos de explotación y oprobio los comuneros de los Andes empezaron a exigir el derecho a la tierra. La red de dominación rigurosamente estratificada –que partía desde los grandes intereses internacionales y llegaba hasta el último indio a través de los hacendados y la burguesía nativa– empezaba a mostrar evidentes signos de agotamiento. Mientras, Javier escribía: "No derrumben mi vieja casa ...". Pero los acontecimientos estaban cargados de violencia. Desde el destierro, por la dictadura de Odría, "los poetas del pueblo", en su nueva filiación marxista (antes aprista) admiten ya, como Schopenhauer, que la historia se revela en toda su dignidad cuando el hombre ha hecho que estalle en su corazón la voluntad de poder. Pero estos escritores, fuertemente influidos aún por Vallejo, habían madurado demasiado para recurrir a la acción (excepción de los exiliados o perseguidos) y para tocar, con ella, el universo: exigían tan sólo devorarlo entero y crudo con los ojos de la poesía.

Javier estudiaba Literatura en la Universidad Católica. Su hermana Cecilia anota: "recibía presiones en casa para que estudiara Derecho. Al principio acepta, se matricula en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y comienza a frecuentar la casona del Parque Universitario. Amplía su círculo de amigos poetas con los que empieza a compartir una serie de actividades. Conoce ahí a Arturo Corcuera, César Calvo, Mario Razzeto, Reynaldo Naranjo, Pedro Gori, Rodolfo Hinostroza, Marco Olivera Alcántara".

Y viene el deslumbramiento: la revolución cubana y con ella Fidel, Camilo, el Che. Una necesidad de cambio estalla en el espíritu de Javier y sus coetáneos se sienten en medio de un huracán que los empuja cada vez con más fuerza, más allá de sus voluntades. Por ello sus recitales trascienden el acto poético y se cristalizan en actos políticos. Un compañero de combate, Pedro Morote, revive:

"Los jóvenes poetas junto con la dirigencia del FER sanmarquino, estaban a la vanguardia de las movilizaciones obreras y estudiantiles de aquellos agitados años de las postrimerías del segundo gobierno de Manuel Prado. Quien esto escribe, recuerda aún a los poetas, entre ellos a Heraud, Corcuera y Calvo, enfrentados a golpes en el atrio de la iglesia de San Francisco".

Heraud con una lucidez privilegiada, (era realmente brillante, había ingresado a la Universidad Católica a los dieciséis años y con el primer puesto) explora estilo y temas literarios propios. ¿No es acaso el río la necesidad de afianzar el movimiento, de crecer, la búsqueda de las nuevas aguas líricas que desemboquen en el canto luminoso? La soledad y los pasajes fantasmales de Machado, tan caros a Javier, darían paso a una fiesta de palabras en la que "los árboles cantan con su corazón de pájaro". Es ahí, por la faz del optimismo que entiende que escribir no es alejarse de la vida para contemplar desde un mundo en reposo las escenas platónicas y el arquetipo de la belleza, ni dejarse penetrar por las palabras desconocidas –como espadas– que nos cercan por detrás, sino es ejercer un oficio, como bellamente lo señalan estos versos de su Arte Poética:

"(...) Pero conforme pasa el tiempo / y los años se filtran entre las sienes, / la poesía se va haciendo / trabajo de alfarero, / arcilla que se cuece entre las manos / arcilla que moldean fuegos rápidos..."

¿Se es lo que se hace? ¿Uno mismo se puede hacer en esta sociedad donde el trabajo está enajenado? ¿Qué hacer, qué finalidad elegir hoy? ¿Y cómo hacerlo, con qué instrumentos? ¿Cuáles son las relaciones del fin y los medios en una sociedad basada en dominación y violencia? Estas preguntas, sartreanas por esencia, hallan en Javier la única respuesta posible, el compromiso: "...
Y la poesía es / un relámpago maravilloso, / una lluvia de palabras silenciosas, / un bosque de latidos y esperanzas, / el canto de los pueblos oprimidos, / el nuevo canto de los pueblos liberados..."

A propósito, Héctor Béjar, compañero de armas de Javier, da este testimonio:
"Yo creo que Javier es un caso extraordinario en el que la poesía y la revolución se entrecruzan con una fuerza inédita en nuestra historia. Javier siguió escribiendo incluso en la guerrilla (...) Es evidente que también su poesía, acusa una evolución que desgraciadamente no es muy conocida porque gran número de sus poemas se perdieron con su muerte. Pero, creo que él, aunque sea difícil decir esto, y siempre es tan riesgoso decir lo que ha podido pensar –de alguien que ha muerto – había decidido ser sobre todo un combatiente, un revolucionario. Esa era su actitud (...)"

Paralelamente, Julio Dagnino sostiene: "De La Habana a Bolivia habíamos viajado por diferentes rutas para lograr nuestra finalidad de entrar armados al país. Con Javier Heraud me vi nuevamente en La Paz. Nos cruzamos sin dirigirnos la palabra pues viajábamos clandestinos. Cuando surcábamos el río Chapare, en Cochabamba, nos volvimos a ver; a propósito de un círculo que se organizó con él, Héctor Béjar, Abraham Lama ("Junco") y yo. En las orillas del río, entre otros puntos, tratamos sobre el realismo socialista y la presencia canónica de Joyce y Proust. En ese debate Javier, que era muchos años menor que nosotros, destacó. La forma de plantear el problema y el desarrollo no esquemático que le dio al papel de la literatura en el proceso de la revolución socialista fue convincente en el círculo que se caracterizaba por su posición crítica a los sesgos que entonces iba tomando el realismo socialista.

Escuchemos, la "Explicación" de Javier:

"Antes hablé del río y las montañas, / canté al otoño, al invierno, / maldije al verano y a sus ritos. / Hablé, paseé, pisé otras tierras, / dije paz en Moscú, en plazas, / en calles y puentes. / Hoy hago otra cosa / (...) Un día conocí a Cuba / conocí su relámpago de furor (...) Y recordé mi triste patria, mi pueblo amordazado, / sus tristes niños (...) Triste Perú, dijimos, aún es tiempo, de recuperar la primavera... Se acabarán, dijimos, las fiestas / palaciegas para los menos / y las mesas sin comida / y con hambre."

Cuando treinta balas dum-dum lo atraviesan, entre pájaros y árboles, Javier hace estallar en mil pedazos la torre de cristal en la que hubieran deseado seguir refugiados muchos intelectuales. La época exigía no sólo lugar al incendio con la palabra. Por ello Javier Heraud se constituye en una respuesta ideológica, cultural y política frente a la inoperancia del desarrollismo y al fracaso de la burguesía nacional.

En la carta dirigida a Arturo Corcuera, desde París, le comenta su lectura de Marx y Lenin y su asombro: él era ya, antes de revisarlos, "marxista, leninista". Javier nos permite entender no sólo el rol de la violencia revolucionaria, sino el significado de la década del sesenta en la historia peruana contemporánea y en la historia general de nuestro país. Desde su trinchera, él nos muestra, lo que a tientas sospechábamos: en el Perú, también la poesía –ese bastión inaccesible de la imaginación–, nunca había sido pura. El más puro de todos, Eguren, estaba lleno de mundo. Su cercanía a Mariátegui influyó en ello. Y están también Melgar, Oquendo, Vallejo.

El gesto de Heraud, asumido con plena responsabilidad y que expresa una adhesión al mito revolucionario de la época, da un valor histórico a su bella existencia. Lo convierte en el paradigma de la generación del '60. El mérito de Javier es que siendo fruto de su tiempo, trastrueca su historicidad, influyendo y proyectándose en el continente. Elevando la escritura, creando canales de expresión inéditos en nuestra literatura, superando el divorcio entre lo puro y lo social, abriendo la reinserción progresiva del lenguaje en la historia social. Los límites del lenguaje fueron revisados por él en el monte. Y aunque Javier cayera, su mensaje, signado por la fe y la esperanza, ha convulsionado a todos sus contemporáneos.

sábado, 7 de marzo de 2009

Mi Musa Miliciana: 8 de marzo

Un querido camarada de lucha en esta Batalla Ideológica que libramos contra la desinformación y la mentira de los grandes medios, nos hizo llegar este poema, dedicado a una compatriota, y le pedimos nos permitiera compartirlo con nuestros lectores:

Mi Musa Miliciana: 8 de marzo
Por Manuel Mosquera

Hoy

Te escribo desde mis lágrimas

Desde mis rojos crisantemos

Desde esta pasión que me devora

Para decirte:


Amada camarada

Veo brotar de tus flores amarantas

Aquel canto dejado por los héroes

Esquirlas de dolor hieren mi corazón


Ah!!! Los valientes comunistas

Las banderas rojas desplegadas

Y en la cima de tus letras

El dolor y el amor

Reinician jubilares el camino de la gloria


Nos encarcelarán

Nos fusilarán

Nos masacrarán

El cadalso buscará nuestros nombres
Emboscará nuestros pasos

Pero nunca/ Pero nunca Amor mío Cerrarán los ojos de la primavera


Imagen: "Miliciana", de Alberto Korda

miércoles, 11 de febrero de 2009

Los agradecidos del Sol

Por Natacha Santiago

Para Elicura y su pueblo


Angustia ancestral
refleja tu rostro
el dolor de siglos
mapuche
te quieren ignorar
y de ello no hablan los triviales
pigmeos de la Historia
Pero
estás: originario

y mutiplicando
con tu voz y tu mirada
el paisaje de esperanza de tu pueblo

porque son los mismos
los que han querido sembrar de tristezas
nuestras tierras

por eso entendemos muy bien
tu palabra dicha en idioma de fondo
o si quieres
la entendemos mejor
por su raíz del alma
del alma que nos muestras
desde la profunda verdad de nuestra América.

En el Día del Internacionalista
XIII Festival de Poesía, mayo 2008
Natacha Santiago
CUBA


domingo, 1 de febrero de 2009

Raul Heraud, poeta peruano

Un hijo de la Patria de Mariátegui y Vallejo, de Orrillo y Corcuera, llega a la Habana con su carga de poesía para compartir en éste, su segundo viaje a Cuba, el cuarto poemario que publica. Conversamos brevemente con él, para acercarlo al público lector, que podrá asistir a la presentación de su obra:


Raúl:

Nacido y criado bajo la benéfica aura de otro Heraud, (Javier Heraud, Lima, 19 de enero de 1942 – Madre de Dios, 15 de mayo de 1963), ¿cómo llega Raúl Heraud a la Poesía? ¿Cuánto aportó -o cuánto obstaculizó-a tu acercamiento al "ars poética" esta influencia familiar?

Llego a la poesía a través de los libros en la infancia, cerros apilados en grandes estantes que conformaban la interminable biblioteca de mi padre, allí descubrí por supuesto a Javier, Machado, Chocano y antes de ellos las Mil y una noches; creo que Javier me aportó mucho, ya que fue a través de su poesía que comienzo a entender las luchas sociales, las injusticias que se dan en países donde las diferencias sociales son tan marcadas, recuerdo que me impactó mucho el poema PALABRA DE GUERRILLERO:


Porque mi patria es hermosa
corno una espada en el aire,
y más grande ahora y aun
más hermosa todavía,
yo hablo y la defiendo
con mi vida.
No me importa lo que digan
los traidores,
hemos cerrado el pasado
con gruesas lágrimas de acero.
El cielo es nuestro,
nuestro el pan de cada día,
hemos sembrado y cosechado
el trigo y la tierra,
y el trigo y la tierra
son nuestros,
y para siempre nos pertenecen
el mar
las montañas y los pájaros


Yo nunca he sentido el peso de Javier como algo negativo, siento como cuando me hablan de Vallejo o Mariategui, un enorme cariño y admiración por su vida y obra.


¿Consideras a la Poesía -como el magnífico Gabriel Celaya- un "arma cargada de futuro". ¿Como un arma para defender la libertad?


La poesía es necesaria para el pueblo porque es la forma más sublime y directa que tiene para conectarse con la gente; los políticos que no hacen nada por incentivar la lectura en mi país deben entender que la poesía es necesaria para el desarrollo individual y colectivo, que a través de su canto integra, dice, registra, transforma, hace un mejor ser humano.


¿Que vivencias convocaron a tus musas para la creación de este, tu cuarto poemario?


Este poemario es el resultado de una serie de conversaciones psicoterapéuticas con pacientes y amigos en consulta clínica, en la sala de mi casa, en la calle, o tomándome una cerveza quizá; el ser humano atraviesa cada día con mayor intensidad y por ende le hacen mas daño los cambios sociales y mundiales que aparecen en este milenio, esto genera un caos en su adaptabilidad. Lo confunde, lo deprime, con Teatro de la Crueldad trato de describir el panorama actual del mundo, pero desde el individuo que observa como simple espectador o como personaje principal de esta tragicomedia que es la vida misma.


¿Por qué la FIL Habana, por qué Cuba para su presentación?


Yo estuve en el festival de poesía en la Habana el año pasado en el mes de mayo, hice muchos buenos amigos allí, a través de mis hermanos Inti Santana y Marihue Fong fue que se gestionó esta nueva visita y qué mejor que la presentación en la FIL de La Habana, un evento que atrae la mirada de todo el mundo literario.

Cuba significa mucho para mí, desde Martí hasta Eliseo Diego que es uno de los escritores que marcaron mi desarrollo poético, mi adolescencia; Silvio Rodríguez es, creo yo, el más grande compositor en la lengua castellana, espero tener la fortuna de conocerlo en este viaje.


Agradecemos la oportunidad de compartir tus palabras con el público cubano, al que estamos invitando a la sala José Lezama Lima, el día 18 de febrero, a las 12 meridiano, para la presentación de tu "Teatro de la Crueldad"


*Raúl Heraud ha publicado “Hecho de barro” 2001, “Respuesta para tres o cuatro” 2002, “El arte de la destrucción” 2006 libro que obtuvo el premio Hermandad Latinoamericana – Buenos Aires Argentina. Puedes encontrarlo en:

http://blog.iespana.es/raulheraud

www.raulheraud.blogspot.com

http://es.youtube.com/user/raulheraud




Transcribimos, gracias a la colaboración de los poetas, el prólogo que el Premio Nacional de Literatura de Perú, Winston Orrillo, realizara para “Teatro de la Crueldad”:


RAÚL HERAUD, ¿VERSOS SATÁNICOS?

“el futuro sin futuro

de esta tierra enferma”

“aquí huele a muerte

permanentemente”

R.H.


Lo que distingue a la feraz poesía peruana de todos los tiempos es la multiplicidad de voces, el desenfado con que los jóvenes bardos asumen la tarea de poetizar. Una y plural, la poética peruana sigue ganando batallas. Los que pertenecemos a otras generaciones –si somos auténticos- no podemos sino saludar y seguir, con atención y cuidado, a estas voces nuevas que, a pesar de un tiempo tan oscuro como el nuestro, siguen intentando mantener el fuego que nuestros antepasados recibieron de Prometeo.


Sí, en efecto, todo está –en la vida cotidiana- hecho para que el silencio y la desesperanza medren. Para que el nihilismo sea el gonfalón de las nuevas generaciones: esto, además, es muy apetecible por los dueños del circo, pues gentes, multitudes así, son las que corren, desaforadamente, con las “ofertas de fin de temporada” o, genuflexas, siguen, religiosamente, al último esperpento que la maldita TV endilga a las multitudes, en nombre de una reputísima libertad de prensa y de información.


Mentiras del neoliberalismo, ópera bufa de la globalización, añagaza del paraíso (perdido) de la postmodernidad.


Por eso nos agrada saludar a un joven poeta como Raúl Heraud que, con "Teatro de la crueldad", su más reciente presea lírica, continúa un camino salutífero: desmitificar el mundo que le ha tocado vivir; manifestar su soterrada protesta contra la inhumanidad realmente existente.


Psicólogo de profesión (civil), Raúl nos lleva de la mano por los meandros de una condición humana definidamente baldada. Sus versos –y él no lo oculta- tributarios del magnífico poeta esquizoide, Antonin Artaud, son, quizá por eso mismo, un taladro que perfora el tinglado, la marquesina aséptica que nos quieren presentar con el nombre de vida.


La sana morbosidad –valga la paradoja- de su poética es un discurrir por un mundo ahíto de seres precarios, donde Satán parece tener su curul. Lo que, precisamente, llamamos “vida común” es puntualmente torpedeado por este misilero poeta que no escatima adjetivo ni epíteto alguno para presentarnos a los íncubos y súcubos que nos quieren hacer creer que son seres humanos. Convencido de la fragilidad de la condición humana –que tanto debe haber aprehendido de sus pacientes tendidos en el diván terapéutico- Raúl canta y, con ello, igualmente es una paradoja, exorciza este teatro de la crueldad que, de otro modo, acabaría con nosotros.


Y precisamente, la poesía es su tabla de salvación, y al echarla a andar, igualmente, nos salva a nosotros, sus atentos lectores que, al ingresar a la carpa de su circo trashumante –la vida misma- nos damos un baño lustral, absolutamente necesario para seguir viviendo en medio de ese ser autodestructivo que es nuestro propio hermano, que somos nosotros mismos. Porque allende lo existencial de esta poesía, se halla su protesta contra el mundo de barbarie que, ahorita mismo, padecemos, con hordas de bárbaros atilas que bombardean escuelas, hospitales, universidades, “aquicito no más”, en la Franja de Gaza.


Yo invito a esta lectura; a la de proyectar los enhiestos versos de Raúl Heraud, al mundo de la bárbara cotidianidad que perpetra, día de por medio, un nuevo holocausto, esta vez por obra y desgracia de los que ayer sufrieron uno similar.


Esta poesía, asimismo, es una protesta contra el asesino que mata un millón de iraquíes con la mentira de que poseía armas de destrucción masiva, que nunca se encontraron.


Este "Teatro de la crueldad" de Raúl Heraud tiene no solo olor a azufre, sino a los componentes atómicos que se usan –por los propios hombres- para destruir al hombre.


¡Qué mejor ejemplo de sinrazón puede darse?


La Calera, enero 8 de 2009.
Lima, Perú


Y cerramos este breve acercamiento al joven poeta Raúl Heraud con el poema que da título a su libro:

"Teatro de la Crueldad"

Como anunciando el final
te presentaste una noche en el lúgubre teatro del dolor
las imágenes proyectadas en escena
revelaron tus pensamientos autodestructivos
suicidas
como viejos slides
fueron creando una brecha en tu mente

restos humanos acuden al febril cadalso
abucheando cualquier rezago de cordura…

de fondo la ópera bufa de sus vidas no vividas
simula el primer acto

cientos de personajes deshumanizados
interpretan hasta el hartazgo
la crueldad de sus historias

el telón se levanta
mientras dañas tu otro yo
a mansalva
cadáveres sin alma
hechos a la medida de sus muertes
ríen salvajemente…..


(sobre el carrusel del tiempo
la marioneta absurda de tu niñez
suplica por un último acto de amor…)

toda deshumanización
toda representación burlesca y alegórica de tí mismo
es solo parte
de tu contradictoria naturaleza humana…

desde el precario teatro de la sinrazón
interpretas para el aplauso
la desquiciada película de tu vida.

En: http://raulheraudpoetaperuano.bitacoras.com/