domingo, 1 de febrero de 2009

Raul Heraud, poeta peruano

Un hijo de la Patria de Mariátegui y Vallejo, de Orrillo y Corcuera, llega a la Habana con su carga de poesía para compartir en éste, su segundo viaje a Cuba, el cuarto poemario que publica. Conversamos brevemente con él, para acercarlo al público lector, que podrá asistir a la presentación de su obra:


Raúl:

Nacido y criado bajo la benéfica aura de otro Heraud, (Javier Heraud, Lima, 19 de enero de 1942 – Madre de Dios, 15 de mayo de 1963), ¿cómo llega Raúl Heraud a la Poesía? ¿Cuánto aportó -o cuánto obstaculizó-a tu acercamiento al "ars poética" esta influencia familiar?

Llego a la poesía a través de los libros en la infancia, cerros apilados en grandes estantes que conformaban la interminable biblioteca de mi padre, allí descubrí por supuesto a Javier, Machado, Chocano y antes de ellos las Mil y una noches; creo que Javier me aportó mucho, ya que fue a través de su poesía que comienzo a entender las luchas sociales, las injusticias que se dan en países donde las diferencias sociales son tan marcadas, recuerdo que me impactó mucho el poema PALABRA DE GUERRILLERO:


Porque mi patria es hermosa
corno una espada en el aire,
y más grande ahora y aun
más hermosa todavía,
yo hablo y la defiendo
con mi vida.
No me importa lo que digan
los traidores,
hemos cerrado el pasado
con gruesas lágrimas de acero.
El cielo es nuestro,
nuestro el pan de cada día,
hemos sembrado y cosechado
el trigo y la tierra,
y el trigo y la tierra
son nuestros,
y para siempre nos pertenecen
el mar
las montañas y los pájaros


Yo nunca he sentido el peso de Javier como algo negativo, siento como cuando me hablan de Vallejo o Mariategui, un enorme cariño y admiración por su vida y obra.


¿Consideras a la Poesía -como el magnífico Gabriel Celaya- un "arma cargada de futuro". ¿Como un arma para defender la libertad?


La poesía es necesaria para el pueblo porque es la forma más sublime y directa que tiene para conectarse con la gente; los políticos que no hacen nada por incentivar la lectura en mi país deben entender que la poesía es necesaria para el desarrollo individual y colectivo, que a través de su canto integra, dice, registra, transforma, hace un mejor ser humano.


¿Que vivencias convocaron a tus musas para la creación de este, tu cuarto poemario?


Este poemario es el resultado de una serie de conversaciones psicoterapéuticas con pacientes y amigos en consulta clínica, en la sala de mi casa, en la calle, o tomándome una cerveza quizá; el ser humano atraviesa cada día con mayor intensidad y por ende le hacen mas daño los cambios sociales y mundiales que aparecen en este milenio, esto genera un caos en su adaptabilidad. Lo confunde, lo deprime, con Teatro de la Crueldad trato de describir el panorama actual del mundo, pero desde el individuo que observa como simple espectador o como personaje principal de esta tragicomedia que es la vida misma.


¿Por qué la FIL Habana, por qué Cuba para su presentación?


Yo estuve en el festival de poesía en la Habana el año pasado en el mes de mayo, hice muchos buenos amigos allí, a través de mis hermanos Inti Santana y Marihue Fong fue que se gestionó esta nueva visita y qué mejor que la presentación en la FIL de La Habana, un evento que atrae la mirada de todo el mundo literario.

Cuba significa mucho para mí, desde Martí hasta Eliseo Diego que es uno de los escritores que marcaron mi desarrollo poético, mi adolescencia; Silvio Rodríguez es, creo yo, el más grande compositor en la lengua castellana, espero tener la fortuna de conocerlo en este viaje.


Agradecemos la oportunidad de compartir tus palabras con el público cubano, al que estamos invitando a la sala José Lezama Lima, el día 18 de febrero, a las 12 meridiano, para la presentación de tu "Teatro de la Crueldad"


*Raúl Heraud ha publicado “Hecho de barro” 2001, “Respuesta para tres o cuatro” 2002, “El arte de la destrucción” 2006 libro que obtuvo el premio Hermandad Latinoamericana – Buenos Aires Argentina. Puedes encontrarlo en:

http://blog.iespana.es/raulheraud

www.raulheraud.blogspot.com

http://es.youtube.com/user/raulheraud




Transcribimos, gracias a la colaboración de los poetas, el prólogo que el Premio Nacional de Literatura de Perú, Winston Orrillo, realizara para “Teatro de la Crueldad”:


RAÚL HERAUD, ¿VERSOS SATÁNICOS?

“el futuro sin futuro

de esta tierra enferma”

“aquí huele a muerte

permanentemente”

R.H.


Lo que distingue a la feraz poesía peruana de todos los tiempos es la multiplicidad de voces, el desenfado con que los jóvenes bardos asumen la tarea de poetizar. Una y plural, la poética peruana sigue ganando batallas. Los que pertenecemos a otras generaciones –si somos auténticos- no podemos sino saludar y seguir, con atención y cuidado, a estas voces nuevas que, a pesar de un tiempo tan oscuro como el nuestro, siguen intentando mantener el fuego que nuestros antepasados recibieron de Prometeo.


Sí, en efecto, todo está –en la vida cotidiana- hecho para que el silencio y la desesperanza medren. Para que el nihilismo sea el gonfalón de las nuevas generaciones: esto, además, es muy apetecible por los dueños del circo, pues gentes, multitudes así, son las que corren, desaforadamente, con las “ofertas de fin de temporada” o, genuflexas, siguen, religiosamente, al último esperpento que la maldita TV endilga a las multitudes, en nombre de una reputísima libertad de prensa y de información.


Mentiras del neoliberalismo, ópera bufa de la globalización, añagaza del paraíso (perdido) de la postmodernidad.


Por eso nos agrada saludar a un joven poeta como Raúl Heraud que, con "Teatro de la crueldad", su más reciente presea lírica, continúa un camino salutífero: desmitificar el mundo que le ha tocado vivir; manifestar su soterrada protesta contra la inhumanidad realmente existente.


Psicólogo de profesión (civil), Raúl nos lleva de la mano por los meandros de una condición humana definidamente baldada. Sus versos –y él no lo oculta- tributarios del magnífico poeta esquizoide, Antonin Artaud, son, quizá por eso mismo, un taladro que perfora el tinglado, la marquesina aséptica que nos quieren presentar con el nombre de vida.


La sana morbosidad –valga la paradoja- de su poética es un discurrir por un mundo ahíto de seres precarios, donde Satán parece tener su curul. Lo que, precisamente, llamamos “vida común” es puntualmente torpedeado por este misilero poeta que no escatima adjetivo ni epíteto alguno para presentarnos a los íncubos y súcubos que nos quieren hacer creer que son seres humanos. Convencido de la fragilidad de la condición humana –que tanto debe haber aprehendido de sus pacientes tendidos en el diván terapéutico- Raúl canta y, con ello, igualmente es una paradoja, exorciza este teatro de la crueldad que, de otro modo, acabaría con nosotros.


Y precisamente, la poesía es su tabla de salvación, y al echarla a andar, igualmente, nos salva a nosotros, sus atentos lectores que, al ingresar a la carpa de su circo trashumante –la vida misma- nos damos un baño lustral, absolutamente necesario para seguir viviendo en medio de ese ser autodestructivo que es nuestro propio hermano, que somos nosotros mismos. Porque allende lo existencial de esta poesía, se halla su protesta contra el mundo de barbarie que, ahorita mismo, padecemos, con hordas de bárbaros atilas que bombardean escuelas, hospitales, universidades, “aquicito no más”, en la Franja de Gaza.


Yo invito a esta lectura; a la de proyectar los enhiestos versos de Raúl Heraud, al mundo de la bárbara cotidianidad que perpetra, día de por medio, un nuevo holocausto, esta vez por obra y desgracia de los que ayer sufrieron uno similar.


Esta poesía, asimismo, es una protesta contra el asesino que mata un millón de iraquíes con la mentira de que poseía armas de destrucción masiva, que nunca se encontraron.


Este "Teatro de la crueldad" de Raúl Heraud tiene no solo olor a azufre, sino a los componentes atómicos que se usan –por los propios hombres- para destruir al hombre.


¡Qué mejor ejemplo de sinrazón puede darse?


La Calera, enero 8 de 2009.
Lima, Perú


Y cerramos este breve acercamiento al joven poeta Raúl Heraud con el poema que da título a su libro:

"Teatro de la Crueldad"

Como anunciando el final
te presentaste una noche en el lúgubre teatro del dolor
las imágenes proyectadas en escena
revelaron tus pensamientos autodestructivos
suicidas
como viejos slides
fueron creando una brecha en tu mente

restos humanos acuden al febril cadalso
abucheando cualquier rezago de cordura…

de fondo la ópera bufa de sus vidas no vividas
simula el primer acto

cientos de personajes deshumanizados
interpretan hasta el hartazgo
la crueldad de sus historias

el telón se levanta
mientras dañas tu otro yo
a mansalva
cadáveres sin alma
hechos a la medida de sus muertes
ríen salvajemente…..


(sobre el carrusel del tiempo
la marioneta absurda de tu niñez
suplica por un último acto de amor…)

toda deshumanización
toda representación burlesca y alegórica de tí mismo
es solo parte
de tu contradictoria naturaleza humana…

desde el precario teatro de la sinrazón
interpretas para el aplauso
la desquiciada película de tu vida.

En: http://raulheraudpoetaperuano.bitacoras.com/

2 comentarios:

A Khudori Soleh dijo...

salam. nice blog. please visit to my site

Mi nombre es Rosa dijo...

Por serios problemas personales no he podido agregar el resumen de la presentacion del libro de Raul en la FILH, pero prometo hacerlo: sólo comentarles que fue muy exitosa, con un lleno total. Tambien se presento en la Tribu de la Palabra, en un recital de poemas. Mi admiracion a este joven poeta